Camarón que se duerme…

Hace un tiempo hablábamos sobre cómo potenciar el uso del correo electrónico para ser efectivos en nuestra comunicación y, en esta ocasión, quisiera hablarte del poder de la administración del tiempo, específicamente sobre el uso de la agenda.

Muchos empresarios consideran que su cabeza es una gran herramienta para organizarse: ahí tratan de recordar pendientes, citas, seguimiento de juntas y muchas otras cosas de las cuales, sinceramente, se terminan olvidando y no se realizan porque, si bien es cierto que la cabeza es muy poderosa, también hay que considerar que pasan al día más de 60,000 pensamientos por ella. Entonces, ¿cómo organizar las tareas que de ellos se derivan en una agenda que no permita olvidarnos de nada?

Lo primero que tienes que hacer es comenzar a generar el hábito de utilizarla. La agenda nos permite ser muy organizados pero si no tenemos el hábito de apuntar lo que requerimos hacer, difícilmente vamos a sacarle provecho. Hoy en día, además de las tradicionales agendas físicas, tenemos las electrónicas (en computadora o celular). Sea cual sea la que decidas utilizar, solo recuerda abrirla constantemente para anotar y revisar calendarizaciones.

En segundo lugar, te aconsejo agendar TODO lo que requieras hacer dependiendo del tiempo que tome: si requiere más de cinco minutos, agéndalo en el periodo de tiempo específico necesario, ni más ni menos, para que logres realizarlo de acuerdo a la disponibilidad de tus tiempos. Si no requiere más de este lapso y son seguimientos muy puntuales como llamadas, comentar algún punto o enviar algo, te aconsejo agendar un tiempo de “pendientes” donde puedas calendarizar todos estos pequeños quehaceres que, en conjunto, puedan llevarte 30 minutos o más de tu día.

Por último, recuerda que para acordarte de todo lo que tienes que hacer puedes ponerle una alarma a cada una de tus actividades calendarizadas (que en el caso del teléfono funciona bastante bien) para que te haga voltear a ver esa actividad que ya viene en camino y puedas ir cerrando la que estás haciendo. En el caso de la agenda física, el hábito de abrir y cerrarla cada hora será algo importante a adquirir para que no se te pase nada.

En siguientes colaboraciones te daré más tips para eficientar tu tiempo a través del uso de la agenda electrónica. Recuerda que todos tenemos las mismas 24 horas del día, pero es justo la forma de administrarlas lo que te dará la efectividad en tus labores. ¡Éxitok con eso!

¿No sabes cómo llevar una agenda? ¡Pregúntanos en @tokrp!
El autor es director general de Tok Relaciones Públicas, una empresa de Grupo Vink
@tokrp

Disponible: ElEmpresario.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s