Líder, del tamaño de tu responsabilidad es tu grandeza

Cuando la productividad es baja, el trabajo en equipo no funciona y las metas no son alcanzadas, entonces debes preguntarte en qué estás fallando.

columna

POR: EDUARDO LAN, MESA CONSULTORES

Peter F. Drucker, considerado el mayor filósofo de la administración del siglo XX, dijo una vez: “El rango no confiere privilegio o poder, impone responsabilidad”. Sin embargo, y especialmente en nuestra cultura, muchas personas malinterpretan su autoridad y piensan, erróneamente, que ser jefe les da el derecho de mandar, controlar, juzgar y maltratar a las personas; y aunque cierto nivel de mando es necesario, el control es contraproducente y el juicio y el maltrato son destructivos.

Yo mismo he cometido ese error al pensar que tengo la razón cuando culpo a mi socio, a mis empleados y a mi familia de las cosas que no funcionan en mi empresa y en mi vida.

Después de mucho tiempo y varios traspiés, he aprendido que mi autoridad formal e informal, como jefe, como padre y como ser humano, más que otorgarme la razón y el derecho de juzgar a otros, implica una responsabilidad enorme: La responsabilidad de hacer que las cosas funcionen y de cambiar algo en mí cuando las cosas no funcionan.

Hoy asumo la responsabilidad de preguntarme constantemente: ¿qué estoy haciendo o no haciendo yo (no los demás) que está impactando negativamente los resultados que estoy obteniendo?

Hacerse esta pregunta no es fácil, puesto que la mayoría de las lecciones que recibimos y ejemplos que observamos tienen que ver con asignar la culpa a otros o a las circunstancias por aquello que no funciona.

Pareciera, de hecho, que todos, menos uno, son culpables de lo que anda mal. A manera de ejemplo, si le preguntarás a un grupo de personas qué está mal con su vida, su empresa, su país o el mundo, recibirías múltiples respuestas, ya que todo mundo se cree un experto, pero ninguna de ellas estaría relacionada con la persona a quien le haces la pregunta.

Contestar de esta manera, asignando la culpa a los demás, es cómodo y brinda ciertos beneficios, tales como tener la razón, justificarse, invalidar a los demás y no tener que hacer o cambiar nada. Sin embargo, los costos son inmensos, puesto que pagamos con aquello que más deseamos: nuestro éxito, realización, satisfacción, gozo y paz mental.

Para poder obtener lo que realmente deseamos en la vida y en el trabajo es necesario hacerse responsable, lo cual no es igual a culpable.

Hacerse responsable implica entender y asumir que uno es causa en el asunto de lo que sea que experimente en su vida, y que la única variante que no cambia cuando las cosas salen bien o mal es uno mismo. Esta es la única manera segura de tener la probabilidad (no hay garantías) de impactar tu entorno de la manera que deseas, de obtener aquello que quieres y que actualmente no tienes.

Como líder de una organización es particularmente importante que asumas la responsabilidad y dejes de culpar a los demás cuando la productividad es baja, el trabajo en equipo no funciona y las metas no son alcanzadas. A continuación te damos 6 claves para lograrlo.

1. Deja de quejarte

No existe actitud más común y más destructiva en la vida que la queja. Quejarse te convierte en víctima y te deja al efecto de las personas y circunstancias a tu alrededor, sin poder alguno. El autor Dr. Robert Anthony nos dice “Cuando culpas a los demás, renuncias a tu poder de cambiar”.

2. Asume la responsabilidad

En ocasiones los demás tienen mucho que ver con las situaciones adversas que vivimos. Sin embargo, asumir la responsabilidad te pone en la silla del conductor de tu vida y te permite tener la posibilidad de cambiarla.

“La responsabilidad es el precio de la libertad” Elbert Hubbard.

3. Pregúntate qué falta

Una vez asumas lo que sucede, pregúntate qué falta en el asunto en cuestión y asegúrate de proveer los aspectos faltantes que estén en tu campo de acción. Si te haces esta pregunta desde responsabilidad, te aseguro que siempre encontrarás algo que tú puedes hacer, dejar de hacer o hacer de manera diferente que tendría un impacto positivo.

4. Toma acción

El último paso imprescindible para vivir la vida que quieres y obtener los resultados que deseas, desde responsabilidad, es tomar las acciones pertinentes que surgen de la indagación de aquello que falta.

Empieza, por un lado, tomando las acciones más difíciles, de manera que atiendas primero lo que menos quieres hacer y, simultáneamente, aspectos fáciles y contundentes de manera tal que obtengas logros tempranos que generen el impulso necesario para tomar entonces otros pasos.

Recuerda que la única fuente de resultados son las acciones, por lo que de nada te servirá filosofar si no te pones en acción.

5. Construye sobre lo que ya funciona

Estamos acostumbrados a resolver los problemas mediante un enfoque basado en los déficits. Sin embargo, este enfoque no siempre es la manera más certera de generar un cambio, puesto que genera resistencia, se presta a la búsqueda de culpables y desmotiva por su contexto.

Una forma poderosa y muy innovadora de obtener los resultados que quieres esconstruyendo sobre lo que ya funciona. En cualquier área de tu vida personal o laboral que quieras cambiar, pregúntate qué ya está funcionando y construye sobre esto, planteando más acciones relacionadas que aumenten lo positivo.

6. Llama a otros a cuentas

En un contexto grupal, como lo es una organización, también se requiere que otros asuman su responsabilidad, por lo que será necesario que los llames constantemente a cuentas, deteniendo cualquier queja que surja, verificando el cumplimiento de acuerdos y compromisos, y exigiéndole a las personas su grandeza.

Ahora, para lograr hacer esto es necesario que el contexto sea de responsabilidad, lo cual quiere decir que tú seas responsable en la comunicación que tienes con otros al llamarlos a cuentas y por supuesto que esté basada en responsabilidad y no en culpa.

En última instancia es la responsabilidad, y no la culpa, la que propiciará los resultados que buscas en tu vida y en tu trabajo. Como líder es particularmente importante que la asumas si quieres que otros te sigan. Si te gustó esta columna y quieres aprender más sobre responsabilidad personal y laboral, te recomiendo leer el libro “El principio de Oz”, escrito por Roger Connors, Tom Smith y Craig Hickman.

El autor es socio consultor y director de metodología en Mesa Consultores, una firma especializada en transformación organizacional, con más de 15 años de experiencia, asesorando en temas de liderazgo, clima laboral y renovación cultural.

Disponible en: Alto Nivel

Anuncios

Dime a quién entrevistas y te diré quién eres

En estas últimas semanas he estado inmerso en un intensivo proceso de reclutamiento y me di cuenta de la gran importancia que, como empresarios, tenemos que darle a estos procesos, debido al impacto que pueden tener en nuestras firmas.

La gente de la que nos rodeamos profesionalmente, como nuestro equipo de trabajo, es finalmente la carta de presentación de la empresa que dirigimos y es, por lo mismo, una ecuación de la imagen que perciben las diferentes audiencias desde el exterior; por tal motivo, ¿no merece la pena dedicarle tiempo al proceso que involucra su reclutamiento?

A continuación, te comparto las cuatro fases que aplico al seleccionar personal dentro de la agencia de RRPP que dirijo, así como en los demás proyectos donde lidero gente:

1.- Selección de CV’s: Sí, es verdad que vamos a recibir muchas hojas de vida cuando publicamos una vacante, pero también lo es que, al menos, un 30% de éstas NO serán las adecuadas para tu empresa. Aquí es imperativo que definas bien lo que buscas en una posición y que te apegues a estos criterios de selección.

2.- Llamadas telefónicas: una vez que seleccionas en papel quién es apto para trabajar en tu empresa, es importante que corrobores, de una manera verbal y práctica, esta suposición y, para ello, te recomiendo las llamadas telefónicas donde puedes medir la capacidad de repuesta a ciertas preguntas así como sondear directamente cuestiones como expectativas económicas, emociones y dudas, entre otras, que no vale la pena esperar a revisar en una entrevista física, debido a la inversión de tiempo que requiere esta última para ambas partes.

3.- Entrevistas físicas: probablemente deseches al menos una tercera parte de los perfiles seleccionados a través de las llamadas, así que prepárate para que, en esta fase, de manera presencial, termines de poner atención en aquellos detalles que son importantes para tu selección, incluyendo la imagen personal, presencia física, posturas, puntualidad, etc. que deben incluirse en el check list de este proceso.

4.- Prueba final: por último y tal vez como la parte más importante del proceso (porque casi nadie lo hace), establece una prueba donde lleves a aquella persona que, hasta el momento, ha pasado todos los requisitos, a una situación típica del trabajo. Con esto terminarás de saber si ese elemento es el adecuado para ti.

Seguro que este proceso te llevará tiempo pero también seguro estoy que será de mayor calidad y valor para el futuro de tu empresa. ¡Éxitok!

¿Tienes duda del proceso de reclutamiento? ¡Escribe en @tokrp !

El autor es director general de Tok Relaciones Públicas

Disponible en: ElEmpresario.mx

Los 7 pecados capitales de los emprendedores

Como emprendedor hay ciertos temas que no debes dejar a un lado, digamos que estos son los básicos a tomar en cuenta siempre y apegarte a ellos es indispensable si quieres tener éxito en tu empresa.

Como emprendedor hay ciertos temas que no debes dejar a un lado, digamos que estos son los básicos a tomar en cuenta siempre y apegarte a ellos es indispensable si quieres tener éxito en tu empresa.

A continuación te platicaremos de cada uno de ellos:
1.- No contar con un plan de negocios. El plan de negocios es la columna vertebral de tu empresa. Entonces, contar con uno bien definido y trabajar sobre el mismo, te evitará muchos dolores de cabeza, sobre todo en el ámbito financiero. Apegarse lo más posible al plan y hacer ajustes en el camino, es una práctica sana y altamente recomendable.

2.- No conocer tus fortalezas. Todo emprendedor debe tener muy claro cuáles son las fortalezas de su empresa, productos y servicios. El conocer tus fortalezas te permitirá tener mayor margen de acción para tomar decisiones sobre lo que estás haciendo, si lo estás haciendo bien, si está siendo rentable, si se está llegando al objetivo o debes cambiar el rumbo.

3.- No ofrecer lo que tus clientes buscan. En este punto debes tener en cuenta que la objetividad con la que definas el qué y cómo vas a vender, es fundamental para crear una oferta real y tener las ventas de tus sueños. Por ejemplo, si vendes cupcakes y tu sabor favorito es el de zanahoria, no significa que éste sea el único sabor que debas ofrecer, debes aprender a diversificar de acuerdo a la demanda real.

4.- Mala o nula capacitación. El emprender un negocio no es sólo cuestión de corazonadas, todo el tiempo debes estudiar, investigar, buscar asesoría sobre temas que desconozcas y, sobre todo, siempre estar abierto a las críticas, ya sean constructivas o negativas. Uno de los grandes errores de algunos emprendedores es pensar que como ya tienen su empresa establecida, no necesitan capacitarse continuamente sobre temas referentes al negocio, y es ahí cuando vienen fallas y el fracaso es inminente.

5.-Mala planeación financiera. Es importante tomar en cuenta todas las variables que se pueden presentar e impactar en tu capital, como: pagos por adelantado, pagos a proveedores, pagos de nómina, gastos corrientes, etc.

Al contar con finanzas sanas te aseguras de no utilizar el dinero de un recurso para otro (aquí aplica el dicho, “abres un hoyo para tapar otro”). Recuerda que trabajar en una previsión real de la rentabilidad es un must.

6.- No contar con un plan y presupuesto de publicidad. Sin distinción y no importando el tamaño de las empresas, todas necesitan un plan y presupuesto para hacer publicidad.

7.- No delegar por delegar. Es tentador, lo sé. Sin embargo, un emprendedor debe estar al frente de su empresa en todo momento, ser la persona que toma las decisiones, quien da las ordenes una vez que tiene todo bajo control y esperar que el resto del equipo ejecute y de los resultados esperados.

Como podrás observar ser un emprendedor de éxito no es fácil ya que son muchos lo destalles que debes cuidar y, por supuesto, no caer en las tentaciones de los 7 pecados capitales del emprendedor, hará que tu tarea sea menos complicada y que puedas alcanzar los objetivos que te has planteado.

Si necesitas mayor asesoría, recuerda que me puedes escribir a @elclubacir en twitter o El Club Acir en Facebook y preguntar acerca de nuestros servicios.

@elclubacir

Disponible en: ElEmpresario.mx

Tu competencia no es tu competencia

competencia

“Eduardo Lan, socio consultor y director de metodología en Mesa Consultores, una firma especializada en transformación organizacional, con más de 15 años de experiencia, asesorando en temas de liderazgo, clima laboral y renovación cultural”.
Como empresario y directivo le dedico mucho tiempo a pensar y diseñar las estrategias de negocios de las empresas de servicios profesionales a las que pertenezco, las cuales incluyen a una empresa de traducciones e intérpretes y a una empresa de consultoría en desarrollo y transformación organizacional. Esto involucra muchas cosas, pero un área de particular interés reside en estudiar, entender, diferenciarme y superar a mi competencia, la cual  está compuesta de otras empresas de los mismos sectores.
Empleo mucho tiempo y recursos en analizar sus prácticas comerciales, sus ofertas de productos y servicios, su imagen corporativa y su esquema de precios. Hacer esto me parece esencial para poder competir, puesto que asumo que cada propuesta que envío está siendo comparada contra otras propuestas de mi competencia. Así las cosas, intento constantemente diferenciarme de estas empresas superando su oferta para distinguirme como el mejor, basado todo en la máxima de Jack Welch, ex director general de General Electric, de ser número 1 o número 2 en los mercados en los que participo. Adicionalmente, protejo muchísimo la propiedad intelectual (metodología, procesos, sistemas, etc.) de las empresas en las que colaboro, de manera que ningún competidor pueda hacerse de dicha información.
Aunque todo esto es importante, con el tiempo he aprendido que para una empresa de servicios profesionales no es tan esencial como parece. Si vendes productos de consumo, es crucial que te distingas de tu competencia en términos de calidad, precio y distribución, y que seas el mejor o uno de los mejores. Por ejemplo, si deseas entrar en el mercado de los refrescos o el automotriz, las posibilidades de tener éxito dependen totalmente de tu capacidad de ganarle a las marcas establecidas: Coca Cola, Pepsi Cola, Toyota, Honda, Volkswagen, Ford y Chrysler. Sin embargo, cuando vendes servicios profesionales, tu competencia no necesariamente son otras empresas de servicios profesionales, puesto que el mercado normalmente es mucho más vasto que la capacidad de cualquier empresa de servicios. Considera, entonces, que tu competencia es el desconocimiento que tiene el cliente de ti, el desconocimiento que tú tienes del cliente, el cliente mismo y/o la indecisión que a menudo afecta cualquier compra de servicios profesionales. Dicho de otra manera, tu competencia no es tu competencia.
A continuación enlisto los 4 factores más importantes contra los que compites al vender servicios profesionales.
¿Quién te conoce? Cuando vendes servicios profesionales, tales como diseño gráfico, contabilidad, relaciones públicas, asesoría, etc., tu competencia no necesariamente son otras empresas de servicios, sino el desconocimiento o indiferencia que el cliente tiene hacia tu empresa. Para lograr dicho conocimiento y relevancia en tu mercado objetivo, enfócate en crear marca, lo cual implica que el cliente te Reconozca, pueda Articular lo que haces, recuerde tu nombre de Memoria y te Prefiera sobre otras opciones, o RAMP por sus siglas en inglés y en español.

Uno de los anuncios más famosos de McGraw-Hill, la famosa editorial estadounidense, decía:
“No sé quién eres.
No conozco a tu compañía.
No conozco tu producto.
No conozco los valores de tu empresa.
No conozco a ninguno de tus clientes.
No conozco tu historial.
No conozco tu reputación.
Ahora, ¿qué es lo que querías venderme?”.

  1. ¿Qué tanto conoces a tu cliente? Al cliente no le interesa tu servicio, sino satisfacer su necesidad, aliviar su dolor o lograr su objetivo. Para poder venderle tu servicio a un cliente, es imprescindible que lo conozcas a fondo. Date el tiempo de investigar a tus posibles clientes aprendiendo todo lo que puedas de ellos: su industria, historial, mercado, resultados, retos, contactos clave, etc. De lo contrario, es predecible que le intentes vender algo que no le interesa.
  2. El personal interno de tu cliente. Aunque no lo creas, muchas veces tu mayor competencia está dentro de la empresa misma a la que le quieres vender. Como proveedor de servicios estás vendiendo un intangible, el cual puede ser generado por el mismo personal del cliente. Aunque es probable que tú tengas mayor capacidad para generar dicho servicio y lo hagas con mayor calidad, también implicas un costo adicional, por lo que será necesario convencer al cliente de que dicho costo vale la pena.
  3. La maldita indecisión. Al vender un producto intangible como asesoría, es altamente predecible que el cliente no vea el valor o el costo de comprarte o no comprarte. Por ende, es predecible, también, que el cliente elija no hacer nada, lo cual es común en estos tiempos de volatilidad económica. Tu trabajo, entonces, debe ser asegurarte de que el cliente capte que adquirir tu servicio tiene un beneficio y no hacerlo tiene un impacto negativo mayor al que actualmente percibe.

En última instancia, mi recomendación es que cambies tu enfoque. Actualmente has estado más enfocado en tu competencia, la cual a menudo es irrelevante. Para tener éxito en el mundo de los servicios profesionales es necesario que te enfoques en tu cliente. Scott Cook, cofundador de Intuit, la empresa de software de finanzas personales y administración fiscal, dijo una vez: “En lugar de enfocarte en tu competencia, enfócate en tu cliente”.
Si te interesó esta columna y quieres aprender más acerca de cómo comercializar y vender servicios profesionales, te recomiendo el libro: “Professional Services Marketing: How the best firms build premier brands, thriving lead generation engines, and cultures of business development success.” Escrito por Mike Schultz, John E. Doerr y Lee W. Frederiksen, PhD.

@MesaConsultores @elanbenrey

CERVECERÍA EL CICERONE UN NUEVO LUGAR PARA TOMAR CERVEZAS EN LA ROMA

cicer 2

El día de ayer tuve la oportunidad de visitar un lugar que me parece único en la Roma, y es la Cervecería El Cicerone, si bien este lugar es nuevo, dadas las características de ubicación, precio, calidad, productos, la gran comida que sirven y los espectáculos que ofrecen, estoy segura que muy pronto este lugar se convertirá en el hot spot de la vida bohemia de la zona.

Y es que este lugar, si bien es muy pequeñito, es pintoresco, es cálido, tiene buen ambiente y una ubicación y vista fantástica; ya que con las recientes remodelaciones de la fuente de Cibeles, la zona quedo con una vista muy trendy y por la noche puedes ver como las luces iluminan la fuente; además te juro, que con las noches veraniegas no hay mejor maridaje que una buena cerveza en la Cervecería El Cicerone.

Así que si acostumbras ir a la Condesa o a la Roma los fines de semana por una cerveza, un buen ambiente y pasar un rato rico con los amigos; te recomiendo que visites esta cervecería porque tiene una buena propuesta no solo hablando de chelas, sino que la comida es rica, el ambiente es muy agradable y las personas que se reúnen en este lugar, no son el clásico perfil hipster de la zona, ALGO QUE AGRADECÍ, si bien no tengo nada contra los hipster; yo prefiero el ambiente bohemio de la zona, con música acústica, personas menos preocupadas por la moda y más interesadas en la conversación y todo esto es lo que encuentras en la Cervecería El Cicerone.

Y lo sé, sé que te puedes encontrar muchas cervecerías cerca de este nuevo lugar, de hecho hay una enfrente; pero lo que ofrecen en este pequeño bar es un excelente trato, comida con mucho sabor y a expertos que te ayuden en el maridaje de una buena cerveza con tu comida.
De hecho, eso es lo que significa El Cicerone, que por cierto ser pronuncia así “chicherone”, no te vaya a pasar como a mí, invites a todos tus amigos por una cerveza al Cicerone y cuando llegues cuando el mesero se presente y te dé la bienvenida, todos ser rían de ti porque no sabes que es Cicerone ni cómo se pronuncia.

¡Lo sé, por eso no brillo en sociedad!

¿Qué significa la palabra Cicerone?
Este es un término italiano muy antiguo que se utilizaba para referirse a los guías turísticos de un lugar, que explicaba todos los aspectos relativos a un lugar. Sin embargo en la actualidad la palabra Cicerone se utiliza en la cultura gastronómica para denominar a un experto en cerveza; si conoces el termino sommelier como un experto en vinos, el cicerone es un experto en cerveza.
Y este movimiento de los expertos en cerveza, los cicerones, nació en Estados Unidos y ahora existe una certificación con ese nombre “Cicerone Certification Program” y la buena noticia es que en México tenemos a nuestros propios expertos en este tema.

La Cervecería El Cicerone, es eso, un lugar con buen ambiente que busca ofrecer a todos los chilangos, y por supuesto visitantes, una buena cerveza artesanal, aunque claro, ofrecen las cervezas comerciales favoritas de todos, pero si andas aventurero y quieres probar nuevos sabores que sorprenderán a tu paladar, entonces pedirás a tu Cicerone que te haga una buena recomendación.

Ahora otra cosa que me gustó mucho, fue la comida, y es que es muy rica y sabrosa, si bien siento que les falta mucho a los platillos en la presentación, porque se ven definitivamente muy caseros; el sabor es tan bueno, que hace que se te olvide que tu choripán parece una torta.
En realidad el sabor de toda la comida es bastante sabroso, este es uno de esos pocos bares que NO OFRECE COMIDA PARA BORRACHOS y estés tomando o no, puedes disfrutar de lo que ahí sirven.

Otra cosa que me encanto del la Cervecería El Cicerone, fue el ambiente, que es muy acogedor y muy bohemio; en este lugar si me imagino ligando y conociendo a nuevos amigos. Además la propuesta musical es interesante, muy acústica y con buenos artistas. Mi única queja en este sentido de la Cervecería El Cicerone, es que es un lugar muy pequeño y la música esta tan alta, que tienes que gritar para comunicarte; si piensas, lo pequeñito que es el lugar, la música no debería ser tan alta, porque me sentía en un antro en el que tenía que gritar para poder hablar. Eso no me gusto.

Lo que te recomiendo en este lugar es obviamente la cervecería, ahí es algo difícil hacer una recomendación porque depende 100% de tus gustos, pero el experto del lugar te indicará la mejor, hablando de comida no te puedes perder las papas y el choripán.

Calendario de presentaciones de la Cervecería El Cicerone

El sábado 22 de agosto se presentan “Los Reyna”
El viernes 28 de agosto Dr. Zupreeme

Flyer Los Reyna 22 de agosto

Reseña de la Cervecería El Cicerone

El costo promedio por persona va de los $200.00 a los $250.00
El ambiente es acogedor
No hay estacionamiento
El staff es amable
La carta no es muy amplia, pero es rica

Horarios de la Cervecería El Cicerone

Miércoles de 16:00 a 01:00 hrs.
Jueves a sábado de 16:00 a 02:00 hrs.
Domingos de 14:00 hrs. a 20:00 hrs.

Disponible en: Blog de Yes 

EL CICERONE: LUGAR IDEAL PARA LOS AMANTES DE LA CERVEZA ARTESANAL

8 lecciones clave para vencer tus miedos y hacer magia

La valentía es un músculo que se tiene que ejercitar. Todos tenemos miedo, el punto está en cómo superarlos.

sal-de-tu-zona-confort

POR: EDUARDO LAN

Una de las preguntas que hago frecuentemente cuando doy un taller es: ¿qué es algo que no mucha gente sabe de ti y de lo cual te sientes orgulloso? Para mí, la respuesta a esa pregunta es que siempre he tenido varios miedos, muchos de los cuales he superado. Esto es algo que le sorprende muchísimo a la gente dada mi profesión y personalidad.

Durante gran parte de mi vida uno de mis miedos más grandes ha sido hablar en público y hacer el ridículo. Recuerdo las primeras veces que tuve que hablar ante un grupo de personas, me sentía sumamente inseguro, nervioso y asustado; tanto que se me secaba horriblemente la boca, me costaba muchísimo trabajo hablar y no podía ni siquiera agarrar un vaso de agua porque me temblaba terriblemente la mano.

A pesar de mi inmenso miedo, me atreví a hacerlo y lo logré. Desde esa ocasión he repetido el ejercicio cientos de veces ante públicos de todos tamaños, desde 2 a 100,000 personas, y aunque todavía siento un poco (a veces mucho) miedo, definitivamente logré enfrentarme exitosamente a esa condición a la que hoy me dedico y disfruto.

Haber superado ese y otros miedos en mi vida me ha dado muchísimos beneficios y una vida fabulosa, incluso, diría yo, mágica.

De entrada hoy sé que mis miedos son normales y que afrontarlos es más fácil de lo que creo (o siento); es decir, que no me voy a morir en el intento. En segundo lugar, actualmente puedo lograr las metas que me planteo, sean éstas de índole personal o laboral. Por último, y quizá más importante que cualquier otra cosa, me conozco como alguien valioso: alguien que se acepta y aprecia a sí mismo con todas sus fortalezas y debilidades.

Aprender todo esto requirió que viviera muchas experiencias y momentos difíciles, lo cual nadie puede hacer por ti. Sin embargo, hay ciertas lecciones que aprendí con mucho esfuerzo y, que si alguien me las hubiera compartido seguramente me hubieran ayudado.  A continuación te comparto 8 lecciones clave para vencer tus miedos y hacer magia. ¡Espero te sirvan!

1. Todos tenemos miedo

Los seres humanos nos parecemos mucho independientemente de nuestras circunstancias particulares, puesto que vamos por la vida aparentando que todo está bien y nos las sabemos todas, cuando en realidad tenemos miedo de no ser suficiente para lograr nuestros objetivos. Si le preguntarás a alguien cómo está, la respuesta común sería “bien”, independientemente de si realmente lo está. La realidad es que todos los seres humanos, desde la persona más humilde y sencilla hasta la persona más importante y sofisticada, tienen miedo, y si te dicen lo contrario, te están mintiendo. Saber esto es crucial porque nos coloca a todos en la misma línea de partida.

2. La vocecita en tu cabeza

Para lograr vencer tus miedos y salir de tu zona de confort es necesario, inicialmente, que conozcas íntimamente el color, sabor y la forma de tus miedos, de manera tal que puedas convivir con ellos sin que se adueñen de la casa.

La manera en la que éstos se presentan es mediante tus conversaciones internas, esa vocecita en tu cabeza que todo el tiempo está evaluando, opinando y criticando y que constantemente te dice todo lo que deberías o no deberías hacer.

Aunque su existencia tiene una razón funcional de ser: protegerte de peligros reales. Comúnmente se entromete en lo que no le concierne. Cuando esto suceda, dale las gracias, hazla a un lado y haz lo que TÚ, y no tu vocecita, sabes que debes hacer.

3. La valentía es un músculo

Como establecimos anteriormente, todos los seres humanos tenemos miedo. Así las cosas,valentía no es la ausencia del miedo, sino actuar a pesar de éste. Para lograrlo, es necesario que practiques constantemente actuar a pesar de tus miedos en lugar de permitir que estos te controlen y te paralicen.

La práctica constante fortalecerá el músculo de la valentía de manera tal que cada vez sea más fácil actuar. Hoy día yo sigo teniendo algo de miedo, pero puedo hablar ante quien sea más libremente y con mayor efectividad.

4. Haz amistad con lo desconocido

Salirte de tu zona de confort implica explorar un mundo desconocido, al menos para ti; es por ello que se siente tan incómodo. Hacer amistad con lo desconocido, enlistando todas las características amigables de ello, en lugar de las hostiles, te ayudará en el proceso de vencer tus miedos.

En lugar de pensar en que no conoces a nadie, piensa en que conocerás a personas nuevas e interesantes; en lugar de pensar en el miedo que te da, enfócate en la emoción que te despierta; en lugar de preocuparte por hacerlo bien, céntrate en hacer algo de bien para otros.

5. ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Gran parte de la razón por la que el miedo nos paraliza, es porque nuestra vocecita interna empieza a generar un melodrama de lo que va a suceder. En cuestión de segundos nuestra vocecita nos lleva de hablar en público a hacer el ridículo a ser despedidos por el papelazo que hicimos a perder nuestra familia y casa y vivir en la calle. Obviamente este tipo de melodramas es lo que es ridículo y no cualquier error que pudiéramos cometer en nuestro discurso. Preguntarse qué es lo peor que podría pasar, realmente, y contestar esta pregunta con madurez es una buena estrategia para darse cuenta que nuestros miedos a menudo están totalmente infundados.

6. Son seres humanos igual que tú

Otra estrategia poderosa para hablar en público o hacer cualquier otra cosa fuera de tu zona de confort que involucre a otras personas, es recordar que esas personas son seres humanos igual que tú. No importa cuán supuestamente importantes sean, ellos duelen, sufren, se enferman y van al baño igual que tú y que yo.

Recordar esto te puede ayudar muchísimo a la hora de enfrentarlos. Un ejercicio que yo hago cuando voy a hablar con un público que considero muy importante y difícil, es imaginarme que todos ellos son un grupo de niños en traje de baño o calzoncillos mientras les hablo

7. Eres perfecto tal cual eres

Una de las mentiras más grandes de este mundo, repetida una y otra vez por todos, incluida nuestra vocecita interna, es que no somos suficiente: suficientemente inteligentes, guapos, delgados, hábiles, trabajadores, simpáticos, etc., etc., etc.

La verdad es que eres único(a) e irrepetible, perfecto o perfecta tal cual eres, sin nada que falte.

De hecho, vencer todos tus miedos para lograr tus objetivos es algo que puedes -si quieres- pero que no tienes que hacer. El simple hecho de que estás vivo ya es evidencia de tu grandeza.

8. La competencia es contigo

Por último, me viene a la mente el mejor consejo que me han dado en la vida: recuerda quela competencia, si eliges tenerla, es contigo y con nadie más. El mayor error que puedes cometer en el juego del logro es compararte con los demás. Si lo haces, es seguro que perderás.

Participar en dicha competencia (contigo mismo) implica hacer algo diferente a lo que ya haces, aunque sea solo un poquito diferente. Existe una cita que me gusta mucho que dice:

TODO LO QUE SIEMPRE HAS QUERIDO ESTÁ UN PASO MÁS ALLÁ DE TU ZONA DE CONFORT.

El autor es socio consultor y director de metodología en Mesa Consultores, una firma especializada en transformación organizacional, con más de 15 años de experiencia, asesorando en temas de liderazgo, clima laboral y renovación cultural. Puedes contactarlo en Twitter: @MesaConsultores y @elanbenrey

Disponible en: Alto Nivel

Vender también es ayudar a los clientes

31 JUL 2015    Por: Redacción Red de Empresarios Visa

red de empresarios VISA

En un mundo tan exigente y competitivo, pensar que las ventas se limitan solamente al intercambio de bienes por dinero es reflejo de una visión comercial atrasada, la vuelta a un territorio que excluye de las relaciones entre empresas y clientes aspectos como el desarrollo tecnológico, el acceso a una mayor cantidad de información, la sensibilidad y el diseño de grandes experiencias de compra.

Los expertos señalan que una perspectiva tan simplista como aquella impide a los negocios entender un hecho irrefutable: vender no es lo mismo hoy que hace algunas décadas. “Hoy en día, los compradores disponen de más información de la que tenían hace 20 o 30 años, incluso hace 10; son más sofisticados en lo que esperan de las empresas, de los productos y servicios que adquieren, por ende, muchas de las estrategias de venta que se enseñaban y se siguen enseñando no funcionan…”, dijo a Red de Empresarios Visa, Eduardo Lan Benrey, socio consultor y director de metodología en Mesa Consultores.

Descubre cómo se lleva a cabo el proceso de ventas en esta infografía.

“(Antes) era muy común que los vendedores bombardearan a los clientes con información o les mintieran sobre las características superiores de los productos o servicios que les estaban ofreciendo. Hoy ya no te compran el cuento tan fácilmente, pues basta con que ingresen a la red para comparar ofertas, obtener datos invaluables sobre la reputación de los negocios, ver qué tan dispuestos están a interactuar con ellos y resolver sus necesidades satisfactoriamente”, agregó el especialista en ventas.

Como se anticipó en el primer párrafo, la tecnología ha sido uno de los principales catalizadores de esta dinámica. “La tecnología ha acelerado radicalmente la capacidad de respuesta y la expectativa de la velocidad en la atención que buscan los clientes”, indicó Lan Benrey.

“Los clientes esperan diferentes cosas por parte de las empresas a las que les compran productos y servicios, y con diferentes cosas me refiero no sólo a una oferta de excelente calidad y precio, sino también a un extraordinario servicio y su apoyo, de manera que puedan satisfacer sus necesidades. Las compañías tienen que conocer realmente a sus clientes, cuáles son sus necesidades, deseos y retos; es decir, establecer una relación estrecha con ellos”, comentó el representante de Mesa Consultores.

Para los clientes modernos ya no es suficiente que las firmas satisfagan necesidades; ahora, los usuarios anhelanexperiencias de compra que van más allá de la compra en sí; además de calidad y precio, desean recibir un trato excelente durante y después de la venta por parte de los vendedores, la asesoría oportuna de éstos, pero sobre todo, quieren convertirse en aliados estratégicos de las empresas, sentir que sus puntos de vista no son anecdóticos para ellas.

Las redes sociales juegan un papel importante en este sentido. “No son una herramienta de venta directa, es decir, no por tener 50 mil seguidores vas a vender 50 mil productos. Pero te hacen relevante, te ayudan a ganar credibilidad con un número mucho mayor de personas y a abrirte la puerta a entrar en contacto con la gente correcta”, manifestó el también especialista en negocios electrónicos.

La gran problemática es que muy pocas empresas han entendido que vender actualmente exige características, cualidades y prácticas muy distintas a las utilizadas en el pasado; que deben conocer a la perfección las demandas de sus clientes y evaluar si sus ofertas realmente se encuentran a la altura. Esto es especialmente importante para las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES), cuyo principal desafío consiste, más que en la falta de recursos, en animarse a profesionalizar sus negocios en todo sentido.

“Es muy importante que las PyMES profesionalicen la labor que están haciendo; mucho de lo que sucede con ellas es que son a one show man, una sola persona, un grupo de amigos o familiares haciendo todo. Por un lado, hay pasión, pero por otro, hay un desconocimiento de lo que se requiere en términos de ventas, producción, finanzas, relaciones públicas, etcétera. Muchas empresas fracasan porque no conocen el negocio en todos sus sentidos”, acotó el experto.

“No basta con querer vender, también necesitas saber si existe un mercado para tu negocio, cuánto está dispuesto a pagar por tu producto o servicio, cuál es tu costo, si tu costo no rebasa el precio que está dispuesto a pagar el mercado, quién es tu competencia. También requieres invertir en la capacitación de tu equipo, especialmente si realiza actividades que exigen lidiar y comunicarse con las personas, como vender”, agregó.

EL ABC PARA UNA VENTA EFECTIVA

Vender es ejercer influencia en los otros y convencerlos de seguir cierto camino.  Para ello es necesario que las empresas mantengan con ellos una comunicación efectiva, cuyos pilares son los siguientes:

cuadro visa

Disponible en: Red de empresarios VISA 

Video entrevista: 

Es de sabios cambiar de opinión

Como especialista en temas de imagen y percepción, te recomiendo siempre que tus errores, cuando así sucedan y tengan repercusiones, sean continuamente asumidos con responsabilidad y honor, ya que verás que, cuando pase lo mismo con tus subordinados, ellos harán exactamente lo mismo que su líder.

¿Alguna vez te has visto en la necesidad de reconocer un error, pero algo te impide hacerlo por temor a que tu equipo te critique, te juzgue, te pierda respeto o deje de obedecerte y, por lo tanto, no lo admitiste? Te tengo una noticia…si lo haces, ¡sucede exactamente todo lo contrario!

En los últimos días en que, como mexicanos hemos tenido el infortunio de recibir noticias como la fuga de El Chapo, el bajo rendimiento de la selección de futbol en la Copa de Oro, las declaraciones racistas de Donald Trump, entre otros, me preguntaba yo…¿cuál sería el peor escenario en caso de que, en todos estos escenarios, los responsables solamente dijeran: “lo siento, la regué, pero voy a poner todo de mi parte para que X día quede solucionado este problema”? La respuesta es sencilla: la audiencia a las que se dirigiera este mensaje quedaría menos molesta y, probablemente, con un mayor respeto hacia los responsables, precisamente por haber tenido el valor de aceptar algo que les corresponde.

Lo anterior es, simplemente, uno de los principios de manejo de crisis: aceptar el error; y esto es, en la mayoría de los casos e independientemente al seguimiento del compromiso que se haga, el primero y último paso para poder contener una avalancha de críticas y mala voluntad hacia los responsables del incidente.

Además de la gran ventaja de poder detener el avance de una crisis, el aceptar un error de una forma humilde y comprometida con su solución, sitúa al responsable no solo con ventaja con respecto a los ataques que pueda recibir (porque sobre una confesión, ya no hay más culpa que recriminar), sino en un pedestal de admiración y respeto, por el valor que conllevar asumirlo, sobre todo en esta época de elusión y evasión de responsabilidades.

En una empresa, no estamos exentos como jefes o empresarios, de este tipo de errores y el aceptarlos en el momento en el que se cometen, con quien se tenga que hacerlo, te asegurará la continuidad del liderazgo que buscas en tu equipo de trabajo. Como diría

El famoso poeta alemán Goethe “el único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”.

Como especialista en temas de imagen y percepción, te recomiendo siempre que tus errores, cuando así sucedan y tengan repercusiones, sean continuamente asumidos con responsabilidad y honor, ya que verás que, cuando pase lo mismo con tus subordinados, ellos harán exactamente lo mismo que su líder.

¿Te cuesta trabajo asumir errores? ¡Compártenos en @tokrp !

El autor es director general de Tok Relaciones Públicas

Disponible en: ElEmpresario.mx

Cómo ser emprendedor y no morir en el intento

En columnas anteriores te he platicado de todos los aspectos que implica el ser emprendedor, desde los temas financieros, publicitarios, la toma de decisiones, la disciplina y el liderazgo que conlleva cada proyecto, hasta llegar al momento de responder la pregunta que seguramente viene a tu mente en situaciones difíciles y que es el tema de esta columna: ¿cómo ser emprendedor y no morir en el intento?

Para responderla, te comparto algunos puntos importantes que deberás tomar en cuenta antes de que decidas tirar la toalla.

1. Acepta la retroalimentación. Como emprendedor estás expuesto a ser juzgado y recibir críticas de las personas que te rodean. El reto en este proceso, se encuentra en no tomarlas como algo personal, sino como una oportunidad de crecimiento. Recuerda que ninguna verdad es absoluta.

2. Asume la responsabilidad de manejar tus finanzas. Al ser emprendedor eres responsable del manejo de los ingresos y egresos de tu negocio. A diferencia de ser un empleado, es que depende de ti el sueldo de tu equipo de trabajo, el pago de servicios y la renta del local. Por tales razones, siempre debes tener en mente que después de cubrir esos gastos obligados, lo que resta es realmente tu ganancia.

3. Practica lo conocido y busca adquirir nuevos conocimiento. Como dice el dicho: la práctica hace al maestro, si te sabes bueno en cuestiones administrativas pero no en ventas, busca herramientas que te ayuden a mejorar esta habilidad. Si bien, inicialmente y por estar en un proceso de crecimiento no te será posible pagar cursos o especialistas, siempre existe la opción de acercarte a instituciones de apoyo enfocadas a la asesoría de emprendedores de forma gratuita. El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) es una excelente opción.

5. Impulsa nuevos talentos y valora la experiencia. La clave para integrar un equipo de trabajo exitoso es encontrar el balance perfecto entre los nuevos conocimientos de la gente joven y la experiencia de los veteranos. Lograrás estrategias más efectivas tanto de venta como de operaciones si los dejas explotar sus conocimientos. ¡Confía!

6. Invierte en publicidad. Hoy día las redes sociales se han convertido en una herramienta publicitaria gratuita, el no llevarlas de forma profesional es en un verdadero dolor de cabeza. Evalúa e invierte en los medios idóneos para tu negocio y complementa tu campaña de publicidad con esta herramienta. Un buen mix entre estos elementos te acercará más rápido aobtener los resultados deseados.

7. Borra los NO de tu mente. Ninguna idea por compleja que parezca es imposible. Si se te ocurrió es porque en ella encuentras algo de valor y seguramente es la diferencia en tu negocio. Borra de tu mente los no puedo, los no debo e incluso los no va a funcionar. Involucra los recursos que consideres necesarios para lograrla y ejecútala. ¡Emprender es atreverse!

Recuerda que en El Club Acir estamos comprometidos con el crecimiento de tu negocio, por lo que además de estrategias publicitarias hechas a la medida de tu pequeña y mediana empresa, te ofrecemos el contenido que a diario compartimos en nuestras redes sociales para lograrlo. ¡Únete a nuestra comunidad de emprendedores! Facebook: El Club ACIR. Twitter: @ElClubAcir

Disponible en: ElEmpresario.mx