Cuanto más sudas en el entrenamiento, menos sangras en combate

Escrito por Javier Vázquez el 19 Abr 2016

En recientes días, debido a que estamos abriendo operaciones en el interior de la República, pude percatarme de la importancia de permear los valores y metodología de las organizaciones a las nuevas contrataciones. ¡Qué importante es brindar un entrenamiento adecuado!

A veces pensamos, erróneamente, que como ya leyó la página de internet y como utiliza su sentido común, entonces no hay más que hacer con los nuevos miembros del equipo y decidimos comenzar con las solicitudes y seguimientos de los temas, sin preocuparnos antes por saber si saben lo que se espera de ellos, entienden la filosofía de la empresa y, lo que es más importante, saben cómo tienen que hacer para lo que fueron contratados.
En este proceso que estamos viviendo actualmente en Tok Relaciones Públicas, me di a la tarea de recapitular los cinco consejos básicos que, como empresario y/o jefe, puedo brindarte a la hora de contratar nuevo personal para tus proyectos:

  • 1. No asumas que ya saben.- Aunque en las entrevistas de trabajo la gente se vende como si supiera mucho o más de lo que solicitamos, es importante que te percates hasta dónde llega su conocimiento a través de preguntas directas generando confianza.
  • 2. Date el tiempo de entrenar.- La verdad es que sí…¡quita mucho tiempo entrenar a alguien! Pero te invito a que veas esta “pérdida” como una inversión donde, en poco tiempo, verás que el extra que diste te quitará mucho trabajo por hacer y seguimientos que alguien más dará por ti.
  • 3. Sé claro y firme.- A veces, los nuevos miembros se confían y, en el proceso de conocer a la empresa y al jefe, quieren ver hasta dónde pueden llegar. Sé firme y claro con lo que se espera de ellos en términos de tiempo, calidad y metodología del trabajo así como con la retribución económica del mismo.
  • 4. Delega supervisando.- Sobre todo al principio, esto es fundamental ya que tenemos que pensar que el nuevo miembro, aunque ya esté entrenado, aún está puliendo su técnica y es importante supervisarla.
  • 5. Reconoce y da retroalimentación.- Destaca los pequeños o grandes avances o logros que se vayan teniendo y brinda comentarios acerca de cómo mejorar lo que aún falta.

Estoy seguro que aplicando los pasos anteriores, te evitarás muchos problemas, malos entendidos y, sobre todo, tiempo invertido en cosas que alguien nuevo en tu equipo puede hacer con un poco de entrenamiento. ¡Ponlo en práctica!

* El autor es director general de Tok Relaciones Públicas. @tokrp

Anuncios

Todo cabe en un jarrito, sabiéndolo acomodar

Día a día se abren diversas empresas: micros y pequeñas. Pero, ¿qué hay detrás de la administración eficiente dentro de las mismas y cómo hacer para dar el paso hacia el nacimiento de las medianas y grandes empresas? La respuesta está en la sistematización.

En esta ocasión, quiero darte cinco puntos que diferencian a las empresas chicas de las grandes. ¡Espero te sirvan!

1.- Acatar horarios y órdenes. A veces pensamos que por ser el jefe o dueño, podemos llegar a la hora que queramos a las reuniones. ¡No hay nada más erróneo! Mayor debe ser el ejemplo que pongamos a la hora de dirigir una empresa para que los mismos miembros del equipo nos vean con respeto y con admiración, lo que causará su entrega y compromiso de vuelta.

2.- No duplicar autoridades. En las pymes y sobre todo en las familiares, es muy común que todo mundo sea jefe de todos y esto es uno de los obstáculos más fuertes para la institucionalización. Igual que un corporativo, necesitamos designar jefes de cada una de las áreas y respetar los acuerdos que se tomen para que la autoridad ejercida dé cuentas al respecto.

3.- Elaborar presupuestos.– Se tiene la idea de que en las pequeñas empresas no se necesitan planear los gastos y solo hay que mencionar lo que se requiere invertir para irlos autorizando poco a poco. ¡Jamás se logrará una sistematización con esta forma de pensar! Es importante planear los gastos de acuerdo a un presupuesto asignado y, por supuesto, llevar los controles necesarios para ejercerlo.

4.- Contratar consultores externos. Cuando haya discrepancias en opiniones entre los dueños o jefes, siempre recomiendo que se consulte a un tercero que ayude a traer objetividad en el asunto. Al final de cuentas somos seres humanos, pero esto no impide que nos parezcan equivocadas ciertas opiniones. Aquí un consultor externo funge como juez para solventar la situación. ¡Aprovéchalo!

5.- Estandarizar procesos. El último y gran paso de la sistematización es documentar los procesos y estandarizarlos para que cualquier empleado logre hacer lo mismo, en el mismo tiempo, con los mismos recursos. Esta tarea es probablemente la más compleja porque involucra mucha planeación y tiempo; sin embargo, una vez que la logres verás los frutos caer del árbol como ¡manzanas maduras!

Ojalá y que el proceso de institucionalización que estás emprendiendo en la empresa que diriges o en la que participas sea exitoso y, sobre todo, no olvides divertirte en el proceso. Cualquier duda, estoy para servirte en el camino. ¡ÉxiTok!

El autor es director general de Tok Relaciones Públicas

Disponible en: ElEmpresario.mx