Muerte silenciosa por falta de sueño

En México el 80% de personas con alteraciones en el sueño no tienen un diagnóstico y mucho menos cuenta con tratamiento, probablemente por la falta de importancia que la gente le otorga al sueño como parte fundamental de su salud.

Desde 1999 se han incrementado un 29% las consultas médicas relacionadas a alteraciones en el sueño y ha habido un aumento del 293% en las prescripciones de medicamentos relacionados a tratar esta alteración.

Si presentas alguna de los siguientes condiciones probablemente no estás durmiendo bien: diabetes, hiperlipidemias (colesterol o triglicéridos elevados), enfermedades cardiovasculares, sobrepeso u obesidad, dificultad para tener tu peso óptimo, cansancio durante el día, despertar con cansancio, ojeras, falta de concentración, pérdida de memoria, depresión, roncar por las noches, dolor de cabeza frecuente.

Puedes ayudar a tu organismo a tener un gran impacto positivo en tus horas de sueño si integras algunos nutrientes en tu alimentación diaria como las vitaminas A, D, B12 y ácido fólico. De igual forma beneficias tus horas de sueño si modificas tus hábitos de consumo alimentario, disminuyes la cantidad de grasa saturada y carbohidratos, ya que estas últimas pueden generar la presencia de sueño interrumpido y tardas más en conciliarlo.

Para mejorar tu vida drásticamente y observar cambios casi inmediatos es importante iniciar un tratamiento de manera oportuna para mejorar el control de glucosa, disminuir tu presión arterial, disminuir el hígado graso, entre otras mejoras.

El Centro de Nutrición y Medicina Funcional ha identificado algunos suplementos para ayudar a los pacientes con sus problemas de sueño: melatonina, taurina, magnesio, L-theanina, bálsamo de limón, passiflora, entre otros.

Las recomendaciones con las que puedes comenzar a mejorar tu calidad de sueño son:

  • Evita estimulantes como cafeína y alcohol.
  • Mantén un peso saludable.
  • Evita descongestivos nasales o medicamentos para la gripe.
  • Evita la actividad física después de las 6:00 pm.
  • No realices actividades que te puedan provocar ansiedad cerca de tu hora de dormir.
  • Evita tener televisión o dispositivos digitales en tu cuarto.
  • Mantén un horario de sueño fijo de entre 7-9 horas.
  • No te vayas a la cama después de las 11:00 pm.
  • No tomes siestas mayores a 45 minutos.
  • Realiza una cena ligera evitando comida muy condimentada o picante.
  • Realiza tu último alimento 3 horas antes de irte a dormir.
  • Limita la ingesta de líquidos y toma una ducha de agua caliente.

Artículo recuperado de Tendencer México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s