Check lists: herramientas clave para cualquier empresario

Las listas de chequeo o check lists son aquellos formatos que nos ayudan a realizar tareas repetitivas dentro de la empresa o sus diferentes áreas y que nos ayudan a cumplir y a cuidar que no se nos escape ningún detalle de las mismas.

Escrito por Javier Vázquez el 17 Ago 2017

Todos hemos usado alguna vez un check list para algo cotidiano: desde la lista del supermercado, pasando por los útiles escolares hasta llegar al proceso de contratación de una persona; sin embargo, subestimamos su uso y pensamos que solo sirven para este tipo de tareas, cuando en realidad podemos aplicarlos para muchos más procesos de los que pensamos: procesos de prospectación y venta dentro de las empresas, de contratación y despido, capacitación y entrenamiento para ciertas funciones dentro de las áreas operativas, etc.

Su uso nos ayuda tanto para comprobar que los pasos se realizaron (a manera de revisión), como para saber que no se nos pasó ninguno y su construcción es realmente sencilla (aunque muchos piensen lo contrario) ya que solo debemos preguntarnos y respondernos: ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿cuánto?, ¿dónde?, ¿cómo? y ¿porqué?. Y para responderlas podemos ocupar al equipo involucrado en el proceso que queremos documentar en check list para no omitir detalles de las respuestas a las preguntas anteriores y seguir el orden que el proceso requiere.

Desde mi punto de vista, las listas de chequeo son una forma más “infográfica” de poner en práctica un manual de operaciones que muchas veces es tedioso de leer y ocasiona que termine empolvados en nuestro escritorio.

Dentro de la agencia, por ejemplo, lo utilizo mucho a la hora de dar entrenamiento a los nuevos ejecutivos, ya que tengo escritos los pasos y los procesos que deben estar perfectamente cubiertos para estar listos, operar las cuentas y por supuesto respondo las preguntas anteriores. Por ejemplo:

¿Qué? – Monitorear las marcas dentro de las redes sociales.
¿Quién? – Lo lleva a cabo el Aliado de Marca de Tok RP para sus funciones.
¿Cuándo? – Todos los días entre 9 y 10 am y entre 5 y 6 pm.
¿Dónde? – En las redes sociales que cada aliado tiene a su cargo.
¿Cuánto? – Número de incidencias o casos que son necesarios reportear o dar seguimiento.
¿Cómo? – A través de las notificaciones y alertas de las redes.
¿Por qué? – Para dar seguimiento a interacciones y prevenir crisis.

Y con esto entonces puedo ir armando con la ayuda de todos el check list de “Monitoreo diario de cuentas”. ¡Es fácil, ¿no? ¿Te gustaría empezarlo a aplicar? Si tienes dudas, con gusto puedo ayudarte. ¡Búscame!

Javier Vázquez Gómez es director general de Tok Relaciones Públicas

Artículo recuperado del portal: www.elempresario.mx

Anuncios

La fórmula del éxito en redes sociales se llama Big Data

big-data

Imagen : The Blue Diamond Gallery

Por Javier Vázquez y Elisa Trejo
Director general y Aliada de marca en Tok Relaciones Públicas
Twitter: @tokrp

La renovación constante nos ha llevado hacia el marketing digital y la administración de redes sociales para acercarnos a los consumidores pero, sin duda alguna, el Big Data se ha convertido en un imprescindible dentro de este canal para obtener estrategias exitosas.

Todo mundo habla hoy en día sobre el Big Data como ese oro molido para toda marca establecida en internet. Pero ¿qué es en realidad?, ¿para qué sirve? y -mejor aún- ¿cómo se puede aplicar a una estrategia de marketing digital en redes sociales?

El Big Data se define como el almacenamiento y gestión de una cantidad elevada de datos que sirve para recolectar, almacenar, buscar, analizar y exhibir conjuntos de información, lo que permite hacer comparaciones, pronósticos, encontrar patrones o informes certeros que dan como resultado el desarrollo de modelos y estadísticas.

¿Te suena familiar: actividades sociales, sentimientos, interacciones, rangos de edad, ubicaciones y preferencias de usuario? ¡Claro que sí! Porque todos estos datos son sólo algunos de los que encontramos día a día en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, etcétera.

Afortunadamente, todos estos datos son Big Data que podemos encontrar de manera gratuita en cada una de las redes sociales (estadísticas en Facebook e Instagram o Analytics en Twitter, por ejemplo), sumando también las métricas de vanidad como número de seguidores, comentarios o inbox.

De esta manera, podemos decir que la primera forma de utilizar el Big Data es monitoreando y midiendo los datos que circulan en las redes sociales de tu empresa. El análisis de éstos te permitirá acceder a información valiosa sobre tu target, tus clientes potenciales, la competencia y las tendencias de consumo.

Otro uso del Big Data es que te ofrece nuevas maneras de mantener a tus clientes satisfechos e incluso te permitirá mejorar la gestión de las relaciones con cada uno de ellos (CRM), ya que puedes ofrecerles una atención personalizada. Si conjugas estos datos con los propios de tu empresa (datos reales de compra, reclamos, devoluciones, programas de lealtad, promociones, etcétera), podrás tener una mejor perspectiva de los gustos y preferencias de tus consumidores/clientes potenciales.

Cabe mencionar que para explotar al máximo esta enorme cantidad de datos, ésta debe ser procesada también por especialistas y, una vez analizada a profundidad, pasarla de una manera práctica al área de marketing. A este proceso se le llama Social Media Intelligence, ya que se interpreta de una forma adecuada toda la información recopilada.

Actualmente, existen softwares que pueden simplificar los datos de tal forma que solamente te ocupes de usar tu intuición con respecto a los resultados obtenidos, extrapolarlos, definir tu estrategia y medir los resultados.

Así es como el Big Data se presenta como una fórmula del éxito (Business Intelligence) que toda empresa debe adoptar para no perecer en el entorno digital. Es por eso que dentro de las redes sociales, esto se traduce a toda la información que nos ayude a perfilar al cliente y a conocerlo a profundidad, así como todo lo que tiene que ver con tráfico, dispositivos de acceso y actividad en los medios sociales.

En Tok Relaciones Públicas adoptamos esta medida para hacer más efectivas nuestras campañas en redes sociales, con el fin de llegar a cada mercado objetivo y así mantener satisfechos a nuestros clientes.

Y tú, ¿ya estás usando el Big Data a tu favor? Recuerda que no necesitas ser experto en matemáticas, sino más bien interpretar las estadísticas de tal manera que tu estrategia sea exitosa.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Artículo recuperado desde: www.market-think.com.mx

Como capitalizar tu marca a través de las redes sociales

Imagen: dineroysaludfinanciera.com

¿Eres de los que piensa que las redes sociales solo sirve para actualizarnos sobre la vida de los demás, para distraernos durante el día o que solo ocasionan chismes y conflictos y no tienen ningún otro valor? ¡Si es así, este artículo es para ti! Y si piensas que son útiles pero no sabes cómo sacarles provecho para tu firma o marca, ¡también sigue leyendo!

Muchos emprendedores no se dan cuenta del poder que tienen hoy en día las redes sociales y han dejado de lado el potencial que pueden tener para sus productos o servicios, sobre todo en audiencias como los milennials, que son aquellos que nacieron a principios de los años 80’s y crecieron en la era de internet. Precisamente por ello, quisiera enumerarte los tres principales objetivos de las redes sociales para las empresas y cómo sacarles provecho.

  1. Posicionamiento: De entrada, las redes sociales existen para dar a conocer a las personas y las marcas. Independientemente del giro, nos ayudan a utilizar un canal al que acceden diariamente más del 90% de los internautas del país, ya que 9 de cada 10 usuarios de internet en México, ¡tiene una cuenta en facebook! Además de tu sitio web, panfletos, volantes, presentaciones y otros canales de mercadotecnia, es importante que consideres aperturar tus redes sociales, ya que este será el canal continuo y dinámico de comunicación entre tu marca y tus audiencias.
  2. Atención a clientes: Había una vez un mundo donde, cada vez que teníamos una queja acerca de una marca, podíamos escribirla en un buzón y eventualmente alguien la leía y aparentemente hacía algo al respecto; en el mejor de los casos, había un teléfono y alguien nos atendía para escuchar nuestros reclamos. ¡Ese mundo ya no existe! Hoy la gente, sobre todo los milennials, se queja, comenta y comparte a través de las redes sociales por lo que este canal debe estar al día y 100% atendido por parte de tu empresa para dar este seguimiento puntual a los clientes.
  3. Ventas y retorno a la inversión: ¡Sí! Aunque lo dudes, ¡ya podemos vender a través de las redes sociales! A través de herramientas de programación y algunas aplicaciones como paypal, podemos fomentar la venta de productos, poner a disposición de las audiencias códigos de descuento u ofertas atractivas, hacer concursos, realizar encuestas de satisfacción que conlleven algún beneficio para el usuario, entre muchas otras cosas y, todo ello, se puede convertir en una venta para tu empresa, con lo que justificarás numéricamente la inversión en la administración de redes sociales de manera interna o al contratar a alguien para que lo haga profesionalmente.

Así que ya lo sabes, aprovecha el beneficio de las redes sociales y utilízalas a tu favor, difundiendo tus servicios, posicionando tu marca y vendiendo tus productos de una manera creativa, divertida e innovadora, ¡muy acorde a los tiempos que vivimos!

Artículo recuperado de: dineroysaludfinanciera.com

El diseño humano: una nueva teoría

En mi colaboración anterior, hablaba acerca de la autenticidad de saber si ser empresario es lo que más nos llena como seres humanos, o si, de pronto, es mucho más retribuyente trabajar para alguien más. Dando seguimiento a esta reflexión me gustaría platicarte acerca de la teoría del Diseño Humano.

Esta teoría, creada por Lynda Bunnell y Ra Uru Hu, señala que existen básicamente cuatro tipos de personalidades o perfiles en los seres humanos y es, de acuerdo a esta clasificación, lo que determina la manera en que deberíamos comportarnos profesional y emocionalmente para potenciar la satisfacción propia y disminuir la frustración y los fracasos.

Estos perfiles son:

  • Generador: alrededor del 70% de los seres humanos son de este tipo y su principal característica o estrategia es que son personas que deben esperar a que las cosas vayan hacia ellos para poder responder; es decir, su poder reside en saber responder en lugar de iniciar. El objetivo es responder a lo que la vida te da de acuerdo a lo que tú buscas de ella.
  • Manifestador: representan 8% de la población y no están para obedecer restricciones. Son pura energía y acción, su poder radica en la iniciación de los proyectos. Este es el perfil ad hoc al empresario nato, que es aquel que sabe cómo mover los hilos para coordinar todo lo que su idea requiere.
  • Reflector: es el 1% de la población mundial así que son los más difíciles de encontrar. Son muy abiertos y si entienden su propia naturaleza pueden llegar a ser muy sabios.
  • Proyector: alrededor del 21% de la población cae en esta categoría. Su misión radica en saber trabajar con generadores y manifestadores para orientarlos y guiarlos. Su estrategia consiste en esperar la invitación, sobre todo para las cosas importantes de su vida. No están emocional ni profesionalmente para tomar iniciativas sino para esperar a ser reconocidos e invitados.

Esta nueva teoría es muy interesante y es un nivel de especialización para comunicólogos, psicólogos y administradores que puede durar varios años. Lo interesante de ella es entender qué perfil tenemos y cómo debemos actuar de acuerdo a este para cometer los menos errores posibles y lograr el éxito profesional y personal que buscamos en nuestro desarrollo.

Si te interesa más puedes acceder a: http://www.humandesignhispania.com/cartas y saber qué tipo de personalidad o perfil eres para empezar a entender y tomar decisiones al respecto. ¡Espero te ayude a encontrar y entender tu camino profesional más fácilmente!

Artículo recuperado de: elempresario.mx